Fin de temporada

El fin de semana pasado acabé la temporada de bodas. Pero tranquilo, no padezcas, solo por este año. Para el que viene ya tengo cuatro, así que como esto siga así voy a coger práctica en el arte de escribir discursos de boda. Algo que, por otro lado no me importa porque claro, como los que son poco amigos no te suelen pedir que les escribas nada para su boda, pues el resultado es que le escribes cosas a gente especial y que acabas diciendo cosas que seguramente nunca has dicho. Y no porque no las sientas, sino porque los humanos somos poco dados a exteriorizar el cariño con palabras. Y menos de viva voz. Así que el resultado es bonito porque siempre le dices cosas bonitas a alguien importante; cosas que tal vez sabía, que tal vez se imaginaba, pero cosas al fin y al cabo que siempre gusta escuchar.

Así que te dejo para la guardes, mi breve intervención en la boda de mi amiga Miriam, otra de esas amigas especiales desde hace nada menos que 17 años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Temas

  • Archivos

A %d blogueros les gusta esto: