La rosa marchita

El PSOE ha sido severamente castigado por la gestión de una crisis que, primero, no vieron venir y, luego, negaron durante demasiado tiempo. He ahí su primer error y seguramente el que dio pie a muchos otros. Los datos obtenidos ayer están por debajo de los conseguidos por Joaquín Almunia en el año 2000 y suponen el peor resultado socialista desde 1979. Almunia se quedó entonces en 125 escaños  y el 34% de los votos. El resultado implicó la dimisión inmediata de Almunia y un congreso que alumbró a Zapatero como líder socialista. Y ganó. Ese tipo de León desconocido unos meses atrás, ganó las elecciones de 2004 en medio de una crispación sin precedentes.

Recuerdo incluso haber soltado alguna lagrimilla con su primera decisión, la que supuso sacar a las tropas de Irak. Fueron días convulsos en los que Zapatero se convirtió en ZP y logró ilusionar a gran parte de la izquierda (para desgracia y hundimiento de la misma Izquierda Unida que ayer volvió a coger aire). Supongo que ni siquiera él podía imaginar entonces ni en sus peores sueños cómo sería su segunda legislatura, la que concluyó ayer.

Una legislatura en la que ha traicionado sus principios y su política varias veces doblegándose ante las exigencias de unos mercados insaciables a los que ni siquiera así ha conseguido controlar. Tal vez hayan sido esas medidas las que nos hayan dejado al borde del abismo en vez de hacer que nos precipitemos en él. Seguramente, aunque como no tengo ni puñetera idea de economía pues tampoco me voy a meter en jardines.

Lo cierto es que las siglas del PSOE y la herencia de la gestión de la crisis de Zapatero han sido la sombra de Rubalcaba. El Ministerio del Interior, con Rubalcaba al frente, ha conseguido quitarle al país ‘la última mordaza’, como se refiere Patxi López al terrorismo. La gestión de su cartera no pudo lograr mayor éxito que el del fin del terrorismo, pero, como candidato, ha sido inseparable del Gobierno del que ha formado parte y las cifras que le acompañaron, las de los millones de parados, las primas de riesgo y las reformas laborales. Tal  vez el mayor pecado de Rubalcaba sea haber formado parte de un Gobierno que se traicionó a sí mismo. Y, lo peor de todo, es que al ver hoy, tanto la cara del candidato como las pronunciadas ojeras de Zapatero, no puedo evitar pensar que pecaron de incautos y se traicionaron sin querer.

Está claro que Rajoy ganó ayer, pero sobre todo fue el PSOE el que se hundió. El PP logró medio millones de votos más de los que obtuvo en 2008 y Rajoy va a ser presidente con mayoría absoluta con menos votos de los que le valieron a Zapatero en 2008 la mayoría simple. Medio millón de votos más no es mucho. Son los de siempre y unos pocos más. Pero estáclaro que sirve de mucho cuando tu principal opositor pierde 4 millones y medio de votantes. Esos votos se han repartido en los sofás de todos aquellos que se quedaron en su casa (con la subida de dos puntos en la abstención. Nada menos que un 33% del censo con derecho a voto prefiere no votar y conformarían, por porcentaje, la primera fuerza política del país). Y también se han repartido en otras formaciones, castigadas casi siempre por una ley electoral injusta que hace que los votos a muchos de estos partidos valgan menos que los votos a los dos principales.

Todo esto va a conformar el Congreso más plural de la democracia, con 13 partidos con representación. Un Congreso que, paradójicamente, funcionará con mayoría absoluta.

En fin, ya lo decía Churchill, la democracia tan sólo es el menos malo de los regímenes posibles. Y qué razón tenía.

Anuncios
Comments
3 Responses to “La rosa marchita”
  1. César dice:

    Lo que es increible es que si no se aplicara esa dichosa ley D´hont y cada voto valiera lo mismo, el pp no tendria mayoría absoluta…en fin, que cuatro añitos (que serán 8 seguramente) nos esperan

  2. Gracias! Me alegro de que te guste, aunque esta costumbre mía de no releer los textos después de escribirlos deja alguna errata, alguna repetición y alguna frase sin sentido…

    Cómo tenéis el puente? El viernes 2 tienes guardia? Os vais a algún lado? Yo tengo fiesta toda esa semana, así que ya diréis cuándo os va mejor.

  3. Jorge dice:

    Me gusta mucho. Tanto en la forma, como en el fondo. Totalmente de acuerdo en todo (hasta en la lagrimilla de Irak). Enhorabuena.

    Por cierto ¿la cena para cuando?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Temas

  • Archivos

A %d blogueros les gusta esto: