Caer en la trampa

Queridos suscriptores y también queridos seguidores anónimos que, no sé por qué, pero entráis regularmente a leer mis desequilibrios (algunos sin conocerme de nada, lo cual tiene todavía mucho más mérito porque os hace ser mucho más masocas aún…) aprovecho estas líneas para daros mi más sentido pésame.

¿Por qué? -os preguntaréis- Pues porque, a pesar de todas esas veces que he jurado y perjurado que no podía permitirme ningún gasto fijo más y a pesar de todas las veces que he dicho que podía vivir sin Internet en casa porque ‘no lo necesitaba’, he caído en la trampa y he contratado ADSL para mi dulce hogar. Así que en estos momentos mi router está viajando a mi encuentro desde algún lugar y, cuando consiga ponerme de acuerdo con los mensajeros e instaladores para que no se empeñen en venir por la mañana porque, llamen las veces que llamen al timbre, no va a haber nadie en casa, entonces, a partir de ese momento, comenzaré a vivir en el siglo XXI.

Y claro, ahora os estaréis preguntando que tiene que ver mi ADSL con que os dé el pésame. Pues está claro!! (elemental, querido Watson) No tendré que estar buscando ratillos sueltos para actualizar el blog y podré hacerlo cuando quiera!! Así que voy a dar la tabarra mucho más y, por eso, lo siento por vosotros.

Pero es que ahora, lo que me suele pasar es que cuando tengo ideas para escribir no tengo tiempo y cuando tengo tiempo no tengo ideas. Y es que, además de eso, actualizar tres blogs, tres perfiles de facebook, tres perfiles de Twitter y una página web requiere algo de dedicación más allá de los ratos sueltos. Y pensar que hace sólo un añito vivía tan tranquila sólo con mi perfil de facebook y con un blog oculto del que nadie conocía su existencia… maldita tecnología. Antes el día parecía tener más horas.

Pero bueno, no hay marcha atrás en esto, así que, puestos a ser modernos del todo, mirad que teléfono más cuqui me he comprado!! A que me pega un montón?? Creo que, en el fondo, me he puesto Internet sólo para tener línea y tenerme que comprar un teléfono… Hacía mucho tiempo que me miraba desde el escaparate de una tienda y ayer, cuando al final lo compré, se puso tan contento de venirse conmigo que me dio… un gran beso, claro.

Anuncios
Comments
One Response to “Caer en la trampa”
  1. Ana dice:

    Que susto!!! Pensé que abandonabas a tus lectores… Pero si es para leerte más, “bienvenido el capitalismo y las necesidades absurdas”, jejejejejejeje… Un besote!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Temas

  • Archivos

A %d blogueros les gusta esto: