Ojos tristes

Hay gente que sonríe con los ojos. Me gusta esa gente, porque todo aquel que es capaz de sonreir con los ojos  es que, al menos, es un poco feliz y lo bueno le puede sobre lo malo.

Sin embargo, también hay gente que sonríe con la boca mientras sus ojos no le acompañan. Y es que es más fácil forzar una sonrisa de boca que de ojos; ¡a los ojos no se les engaña tan pronto; son muy listos!! Y también muy malos… son los delatores del sufrimiento, los que le ‘chivan’ al resto del mundo (bueno, sólo a los observadores, claro) que algo no va bien. Los únicos que se rebelan contra el esfuerzo que cada uno hace por demostrar que todo va estupendamente.

Ayer ví unos ojos así.

-“¿Qué te pasa? ¿Todo va bien?” -pregunté.

-“Sí, claro, todo muy bien. -respondió apartando la mirada.

Me hubiera gustado decirle: ‘Mírame a los ojos. Y ahora… dime la verdad’

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Temas

  • Archivos

A %d blogueros les gusta esto: