¿El mundo se para?

Acabo de bajar del coche bastante asustada. Y no he hecho nada del otro mundo, sólo escuchar la radio, las noticias de la mañana. Pero ya no sé si eso es bueno para la salud. Después de escuchar a un Nobel de la Paz decir que España será la próxima en caer y a un expresidente del Gobierno afirmar que estamos al borde del abismo, os aseguro que a mí se me ha puesto muy mal cuerpo.

Se me ha debido quedar cara de preocupación, porque, cuando he llegado, un compañero de trabajo me ha preguntado qué me pasaba. Cuando le he contado mi experiencia radiofónica me ha contestado: ‘Pues a ver si es verdad y peta ya todo de una vez; yo casi tengo ganas’. No es la primera vez que oigo un comentario de este estilo, pero, sinceramente, creo que se dice desde el hartazgo sin siquiera llegar a atisbar lo que supondría realmente.

Porque, ¿qué significa exactamente que un país se vaya a la mierda? En realidad, creo que ninguno, por lo menos aquí en España, nos lo terminamos de imaginar. Hay mucha gente que teme que la crisis termine con su puesto de trabajo, pero piensan (o pensamos, vaya, porque me incluyo): ‘Bueno, al menos tengo dos años de paro y en ese tiempo algo se habrá arreglado’. Vale. Grecia reconoció ayer que en octubre, esto es, al mes que viene, se quedará sin dinero para pagar sueldos y pensiones. Lo que supone la bancarrota. ¿Y entonces qué pasa? Cuando en un país los jubilados dejan de cobrar su pensión, los parados su paro y los trabajadores del Estado (profesores, médicos, administración…) su sueldo, ¿qué se hace? ¿se roba? ¿se emigra? Y… ¿a dónde?

¿Alguien en este país, que se autodenomina civilizado y que se permite mirar por encima del hombro a todos aquellos que emigran de situaciones similares, se ha llegado a imaginar de verdad qué es lo que sucedería si pasáramos de estar en el borde del abismo a estar dentro de él? Pues yo creo que no. Porque, simple y llanamente, el 99% de los mortales no entendemos lo que está pasando. Sabemos que la pasta mueve el mundo y que hay un ente abstracto que llaman ‘los mercados’ que se asusta por todo.  Y hasta ahí podemos leer. Oímos hablar de primas de riesgo, mercados de deuda, rescates, bonos… pero todo eso nos queda grande. Y nadie nos lo explica creo que, en verdad, porque nadie lo entiende. O los pocos que lo entienden no tienen tiempo de ponerse a explicarlo. No sé. Y es precisamente eso, el no saber, el no entender, lo que más me ha preocupado al oír la radio esta mañana. Porque cuando ignoras algo, no puedes valorar su veracidad. Y entonces terminas por creerte lo que oyes. Y si te crees eso de que estamos al borde del abismo, pues… hombre, es para empezar la mañana acojonado, no?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Temas

  • Archivos

A %d blogueros les gusta esto: