Trenes y piedras

Dicen que hay trenes que pasan una vez en la vida, aunque nunca he entendido muy bien a qué se refiere eso porque todo el mundo sabe que cuando un tren pasa un día es porque tiene un recorrido habitual, así que al día siguiente suele volver a pasar más o menos a la misma hora (y digo más o menos porque ya se sabe que de Renfe no te puedes fiar).

El caso es que yo acostumbro a coger los trenes dos veces. Y lo hago con la misma ilusión, aunque supongo que por distintos motivos. Cuando uno coge un tren siempre lo hace pensando en que llegará a su destino, aunque de eso nunca está seguro uno del todo. Porque aunque uno elija el tren para viajar (medio seguro donde los haya) siempre hay piedras en las vías. Y ya se sabe que el ser humano es el único capaz de tropezar dos veces en la misma piedra. Claro que, bien mirado, el problema no está en tropezar dos veces, sino en que te guste la piedra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Temas

  • Archivos

A %d blogueros les gusta esto: