La verdad está en los matices

Hace unos años, bastantes ya… Siendo más concretos, en primero de carrera, cuando yo era una pipiolina que llevaba desde los 11 años diciendo que quería ser periodista, recibí una visita en la facultad que cambió mi manera de ver la profesión. Bueno, o más bien, lo que cambió fue el concepto que yo tenía de una profesión que aún conocía.

Como casi todos los que estábamos allí, yo tenía una idea del periodismo que poco o nada tenía que ver con lo que realmente es. Yo creía en la objetividad, la ética, los principios y la incorruptibilidad… Era una ilusa, claro.

Por eso, la primera lección de periodismo que recuerdo me la dio un profesor el primer día de clase cuando dijo ‘La objetividad no existe. Y por eso, el tipo ese de Antena 3 que dice cuando acaba el telediario eso de ‘así son las cosas, y así se las hemos contado’ es un cínico gilipollas. Así que si hay alguien aquí que piense que el periodismo es como en la serie ‘Periodistas’ que se largue y deje de hacerme perder el tiempo’. Y claro, yo flipé. Sobre todo porque siempre había soñado tener un jefe como José Coronado…

Pero después de esta primera gran lección hubo otra que también recuerdo con total claridad (y eso tiene mucho mérito porque de la carrera recuerdo pocas cosas…) Un día de esos primeros meses del curso vino a dar una conferencia al Aula Magna de la facultad Iñaki Gabilondo, alguien que, por aquel entonces, ya era para mí un gran mito (afortunadamente eso no ha cambiado). Y, entre otras muchas cosas, interesantes seguro, pero que no recuerdo, dijo una frase que resume muchas cosas y que desmontó del todo la idea que yo tenía de los medios y, sobre todo, de los periodistas: ‘La verdad siempre está en los matices, pero ni en la vida ni en los medios de comunicación, hay tiempo nunca para matizar’.

Han pasado muchos años, 12 nada menos, y me he acordado muchas veces de esa frase. He seguido a Iñaki desde entonces, lo he escuchado, lo he visto, lo he leído, pero de todas las cosas cabales y éticas que le oído decir, ésa es la frase que más me ha servido y que más me ha servido, porque me parece que resume en pocas palabras muchos de los vicios y de los errores de los medios de comunicación: la prisa por ser el primero, por llegar al cierre, a la siguiente rueda de prensa, la obligación de llevar temas de urbanismo, educación y sanidad a la vez (algo que implica que no puedas profundizar en ninguno, que no tengas ni idea de lo que escribes y que, por tanto, malamente lo vayas a poder explicar bien…) En fin, cosas que impiden que nadie se centre en los matices de cada hecho y que, por tanto, hacen que se traslade a la sociedad una ‘verdad incompleta’, que no es lo mismo que una mentira.

Bueno, pues bien, esta tarde, 12 años después, voy a volver a ver en persona al protagonista de esa frase, algo que me apetece enormente. Primero porque ya no soy esa pipiolina a la que le venían grandes sus palabras y segundo, consecuencia de lo primero, porque hoy sí que sé qué preguntarle. Y tengo muchas ganas de oír la respuesta. Porque seguro que, como me suele pasar con sus opiniones, su contestación me descubre algún matiz en que yo no había pensado…

Anuncios
Comments
3 Responses to “La verdad está en los matices”
  1. Jorge dice:

    Es curioso como la vida nos cambia la forma de ver la realidad de nuestras profesiones (a mi me gustaba la vida que llevaba Nacho Martín je,je,je), pero siempre queda esa gente que te inspira, que te hace disfrutar con sólo oirles y de las que se pueden (y deben) aprender grandes cosas.

    Pasa buena tarde y ya nos harás una pequeña crónica (se dice así ¿no?)

    Un besico.

    • Claro que era una crónica (poco periodística y más personal, que para eso es mi blog y no un periódico, eh?).

      Y cuanta razón tienes; en medio de los pequeños y grandes desengaños que te llevas cuando descubres que tu profesión no es lo que tú creías que era, siempre hay referentes, unos grandes (como Iñaki) y otros pequeños, pero no menos importantes, como los que de vez en cuando te felicitan por cómo les has ayudado al contar su historia o por la ilusión que le ha hecho al abuelo que plasmaras a sus 100 años una parte de sus vivencias en una entrevista que guardará con cariño para siempre. Ese tipo de cosas me reconcilían con mi profesión cada vez que pasan.

      Pero como molaba Nacho Martín y qué majete era! Quien le iba a decir que se acabaría conviertiendo en el señor de la Sexta… jajaja

      • Por cierto, en la primera línea, donde pone ‘era’ quiero decir ‘haré’. Vamos, que haré una crónica, no que era una crónica… que el escribir deprisa y sin releer es lo que tiene…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Temas

  • Archivos

A %d blogueros les gusta esto: