Cuando vivíamos en el ascensor

Cuando vivíamos en el ascensor tenía que estar todo muy organizado. Éramos cuatro: papá, mamá, mi tato Javi y yo. Como no había mucho espacio, mamá siempre insistía en la importancia de hacer las cosas de uno en uno y despacio, sin sobresaltos. ¡¡No fuera a ser que nos quedáramos colgados entre dos pisos!! Esa posibilidad estresaba muchísimo a mamá, que siempre decía que tendría un ataque de claustrofobia si eso sucedía. Un día de invierno, nos trasladamos a un piso grande, de casi 30 metros. Ese día mamá dejó de tener claustrofobia, pero comenzó a quejarse de nuestro desorden enfermizo y de la cantidad de espacio que tenía que limpiar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Temas

  • Archivos

A %d blogueros les gusta esto: