Los mesterios

Supongo que todos, por muy transparentes que digamos ser, tenemos una parte oculta, como la luna, que nunca enseñamos a nadie. Es la parte en la que guardamos los secretos inconfesables, las pasiones más bajas y los deseos más ocultos. Es también, o al menos eso creo, una parte irracional, que se mueve sólo por y con el sentimiento. Bueno, más que con el sentimiento con las vísceras. Y es una parte misteriosa hasta para nosotros mismos, porque ni siquiera nuestra parte racional es capaz de averiguar los extraños mecanismos que la mueven.

En mi caso, ésta es mi parte ‘mesteriosa’ y me da muchísimo trabajo porque creo que la tengo sobrecargada de cosas. Lo ideal sería ‘pensar más y sentir menos’, esto es, meterle un poco más de caña a mi parte racional, a la que es capaz de pensar y razonar con motivos fundamentados, y dejar de sentir tanto con la víscera. Vamos, que lo que me pasa viene a ser algo así como lo que dice esa vieja expresión latina de ‘sé lo que es bueno, pero sigo lo peor’. Mi razocinio tiene muy claro qué es lo que más me conviene en cada caso, pero luego la víscera me puede, no hay manera de evitarlo, y lo peor es que además acabo buscando excusas para racionalizar y justificar cosas que no se pueden entender. Porque para algo son ‘mesteriosas’, no?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Temas

  • Archivos

A %d blogueros les gusta esto: