Los pies en la tierra

Tras unas semanas lejos del teclado, vuelvo a la carga paranoia en mano. Y no creas que no me he acordado de ti… No veas la cantidad de veces que he pensado en que necesitaba escribir lo que estaba pasando por mi loca cabecita, pero no tenía acceso a ti, así que me he tenido que aguantar. Y ahora que estoy aquí, no sé exactamente qué contar.

Estos días han sido bruscos, con cambios y altibajos emocionales. Ahora necesito una nueva casa. Y cuando tenga esa nueva casa tendré mucho que pensar y mucho que hacer. Aprender a estar sola será mi primera tarea y saber qué es lo que quiero y hasta dónde estoy dispuesta a llegar por conseguirlo o por no perderlo será la segunda. Casi nada lo del ojo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Temas

  • Archivos

A %d blogueros les gusta esto: